Jubilado se resistió a un violento asalto, lesionó al ladrón y estuvo preso cuatro días en la comisaría de Campo Ramón

Julio Machado tiene 75 años y fue sorprendido por un delincuente que lo atacó con un palo. El jubilado padeció varias heridas, pero logró defenderse y el ladrón terminó en el Hospital con heridas de arma de fuego y cuchillo. “Era él o yo. No me quedó de otra”, reflexionó la víctima tras recuperar la libertad

Las marcas en el rostro de don Julio Machado (75) grafican la brutalidad del asalto que padeció en la chacra que cuida en la localidad de Campo Ramón.


“Mi cabeza sangraba tanto que en un momento pensé ‘esto se puso feo, pero no me voy a morir acá. Por lo menos tengo que llegar hasta la calle y tratar de pedir auxilio’. Así que salí como pude y medio a los tumbos llegué hasta la casa del vecino”, reconoció aún dolorido.

Minutos antes de las 17 del último domingo, el jubilado se preparaba para escuchar por radio el partido entre Racing Club de Avellaneda y River Plate que definía el torneo que Primera División.

Preparó el mate, agarró un sillón y enfiló para el frente de la propiedad, su lugar preferido para el ritual futbolero de los domingos, un sector con buena sombra y recepción radial.

Pero salió de la casa y apenas caminó unos metros, cuando sintió un terrible golpe en la altura de la oreja izquierda e inmediatamente otro en la frente, impactos que lo desestabilizaron pero no lo derribaron.

De manera sorprendente, Machado absorbió los golpes y se mantuvo en pie, lo que le permitió resistir el ataque de un joven al que no conocía, luego identificado como Braian Da Silva (25).

“Me gritaba ‘te voy a matar viejo de mierda, te voy a matar’, y yo no entendía nada, sólo sé que me prendí por él y luchamos. Yo vivo solo acá en la chacra y siempre tengo mi 22 en la cintura y un cuchillo, y pienso que eso me salvó porque si no el otro me mataba”, reflexionó.

Este jueves, precisó que en medio del forcejeo con el delincuente logró sacar su revólver y le disparó; el ladrón quedó tendido y el jubilado, aunque malherido, pudo pedir auxilio.

“Andate que te tiro”

Por el hecho, don Machado permaneció detenido durante cuatro días por disposición del Juzgado de Instrucción Dos de Oberá, mientras que Da Silva se halla internado en el Hospital Samic con custodia policial.

Al respecto, desde el centro asistencial precisaron que el paciente sufrió una lesión de arma de fuego a la altura del hombro y una lesión de arma blanca en el tórax. Presenta buena evolución y se encuentra estable.

Por su parte, el jubilado reconoció que le disparó y que también se defendió con el cuchillo, pero no pudo precisar en qué sectores se produjeron las lesiones.

“Fue todo rápido. Aparte, con los palazos que me dio quedé medio noqueado. La verdad que no sé cómo aguanté, pero me pude prender por él y luchamos bastante. En un momento le grité ‘andate que te tiro, andate que te tiro’, pero el otro me seguía pegando y decía que me iba a matar. Entonces era él o yo. No me quedó de otra”, remarcó.

Contó que hace cinco años trabaja como cuidador de la chacra donde se registró el hecho y vive solo, detalle que no habría pasado desapercibido para el malviviente.

Dijo que es hincha de Racing y estaba entusiasmado con la posibilidad de obtener el campeonato. Fue así que el domingo, un rato antes del comienzo del partido, puso el termo bajo un brazo, el mate en una mano, un sillón en la otra y se dirigió hacia frente de la propiedad, circunstancia en la que fue abordado por el ladrón.

En tal sentido, comentó que “varias veces me robaron, pero nunca vi quien era. Me faltó una garrafa, pollos, varias cosas. Capaz ahora quería plata y pensó que era fácil porque soy un viejo, pero le salió mal la jugada”.

Don Machado contó detalles del asalto

Ladrón con 30 causas

Tras defenderse del asalto, don Julio Machado logró caminar medio kilómetro para pedir auxilio a un vecino y llamaron a la Policía. En el lugar hallaron al ladrón malherido, quien luego fue trasladado en ambulancia hasta el Hospital Samic.

El jubilado también fue conducido hasta el centro asistencial, donde le realizaron las primeras curaciones. Luego, como afiliado a Pami, lo derivaron a una clínica privada donde pasó la noche.

“El lunes le trajeron a casa y de tarde vino un móvil de la comisaría de Campo Ramón para buscarle porque tenía que quedar detenido, según ordenó el juzgado. En la comisaría el jefe nos dijo que nos quedemos tranquilos, que no le iban a poner a papá en el calabozo, pero al final estuvo todo el tiempo en el calabozo”, cuestionó uno de sus hijos.

Y agregó: “Mi papá se defendió de un delincuente que trató de matarlo, por eso tiene las heridas que tiene. Pero resulta lo tuvieron preso cuatro días, con la edad que tiene y como está de lastimado. La gente de la zona está muy enojada por lo que pasó y si no le largaban a papá, querían hacer una marcha hasta la comisaría del pueblo”.

En tanto, afirmó que desde la propia Policía les informaron que el sospechoso poseería al menos 30 causas por hechos contra la propiedad en Campo Ramón y zonas aledañas.

“Cómo puede ser que un delincuente así ande suelto como si nada”, se preguntó indignado. A su lado, don Machado subrayó que sólo se defendió de la agresión, al tiempo aseguró que “si hubiera querido le podía rematar al chorro, pero Dios no me permitió. Lo que hice fue para salvar mi vida, nada más”, remarcó.

Temor latente

Además de los cortes en la frente y la oreja, don Machado padeció múltiples golpes y excoriaciones en diferentes partes del cuerpo, lo mismo que el delincuente, pero “eso porque mis perros le abalanzaron y le mordieron con furia. Mis perros me protegieron”, subrayó emocionado.

Tampoco descartó abandonar la chacra, aunque aclaró: “Miedo no tengo, pero coraje no es facilitar. Mis hijos no quieren que quede acá porque cada vez es más inseguro, más que vivo solo. Así que vamos a ver qué hago”.

Si bien la chacra donde ocurrió el hecho se ubica a sólo un kilómetro del casco urbano de Campo Ramón, en los últimos meses se registraron varios hechos de inseguridad y los vecinos están en alerta.

Al respecto, el jubilado reconoció que “sería una lástima tener que irme porque me gusta mucho acá y los dueños son gente muy buena, pero ya estoy grande y lo que pasó fue muy bravo. Por algo ya ando con el revólver en la cintura, sino no contaba el cuento”.

Respecto al acusado, un vocero del caso precisó que una vez que reciba el alta médica sería imputado por robo en grado de tentativa y lesiones, causa que se sumaría a otras que posee en trámite.

.

.

Un comentario sobre «Jubilado se resistió a un violento asalto, lesionó al ladrón y estuvo preso cuatro días en la comisaría de Campo Ramón»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *