Joven con retraso y sospecha de abuso previo a su propia madre es el principal acusado del homicidio de la jubilada obereña

El lunes el cadáver de Ramona Cardozo fue hallado sin ropa en un descampado del barrio Mate Rojo. Hoy demoraron a dos sospechosos, uno de los cuales meses atrás fue grabado en una situación comprometedora en la calle. Habló el hijo de la víctima

La Policía detuvo hoy a dos sospechosos de la violación y asesinato de Ramona Cardozo (61), cuyo cadáver fue hallado sin ropa en un baldío del barrio Mate Rojo de Oberá. Se trata de Matías A. y Damián F., quienes por disposición del juez de Instrucción Dos de Oberá, Horacio Alarcón, fueron alojados en diferentes dependencias policiales.


En tanto, trascendió que el primero padece un cuadro de retraso madurativo agravado por el consumo de alcohol y drogas, al tiempo que meses atrás fue protagonista de una situación que ahora cobra relevancia.

En aquella ocasión un vecino de avenida Italia lo grabó mientras mantenía relaciones sexuales con una mujer mayor que aparentaba estar dormida en la vía pública.

Las imágenes trascendieron por las redes sociales y varios usuarios aseguraron que la presunta víctima del abuso habría sido la propia madre del perpetrador.

El hecho se viralizó y la Policía actuó de oficio, aunque no hubo ninguna consecuencia judicial porque la progenitora no radicó denuncia alguna, precisó un vocero de la UR II.

También se supo que Matías A. se hallaba en situación de calle y era habitual verlo consumiendo alcohol en compañía de otras personas por la zona donde encontraron el cadáver de Cardozo.

Matías A. padece retraso y se hallaba en situación de calle

Precisamente, la Policía dio con los principales sospechosos a partir del testimonio de una mujer que declaró que el viernes compartió una ronda de tragos con la víctima y los citados en el mismo lugar del crimen, versión que el hijo de la jubilada puso en duda.  

“La llevaron por la fuerza”

Juan Kowalczuk (31), hijo de Cardozo, se mostró abatido por la tragedia y pidió justicia, al tiempo que consideró “imposible” que su madre se haya juntado a tomar con los implicados.

Mencionó el testimonio de la presunta testigo que “admitió haber estado con mi mamá hasta alrededor de esa hora, aunque en ese punto aparece la incertidumbre porque no sabemos cómo terminó en ese lugar donde sola nunca iría”.

“Esta mujer dice que fueron juntas y que estaban tomando junto a otras personas, pero eso es imposible. Por su cuenta ella no iría a un lugar así, por lo que estoy seguro que la llevaron por la fuerza”, agregó.

Tampoco los vecinos avalan los dichos de la testigo citada por la Policía, ya que la víctima era una persona que gozaba de buen concepto en el barrio.   

Al respecto, Kowalczuk comentó que hace poco su madre había comenzado a disfrutar de su jubilación como ama de casa y tenía a cargo a su hija de 34 años, quien padece una discapacidad motriz.

“Ella era la que le cuidaba a mi hermana, le daba los medicamentos y eran muy unidas”, destacó.

En tanto, remarcó que su mamá “nunca pudo haber ido por propia voluntad” al lugar donde la asesinaron.

Por otra parte, mañana podría conocerse el resultado de la autopsia realizada en la morgue judicial de Posadas.

.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *