El drama de una familia con un niño electrodependiente que padece los constantes cortes de luz en Oberá

El pequeño está conectado a una aspiradora eléctrica que evita que se ahogue con su catarro. Es huérfano de padre y su madre carece de medios para comprar un grupo electrógeno. Si bien la ley ampara a las personas en su condición, en Oberá no logran asistencia

Aron tiene 3 años y múltiples patologías que lo condicionarán toda la vida. Padece daño cerebral, retroceso global del desarrollo, cardiopatía congénita y graves problemas respiratorios que derivaron en una traqueotomía.


Por un desvío en la garganta se broncoaspira y no puede ingerir alimentos por vía oral, por lo que requiere un botón gástrico por donde le introducen los nutrientes.

Su mamá, Lorena Meza, precisó que Aron es electrodependiente, ya que está conectado a una aspiradora eléctrica que le extrae el catarro que se acumula y afecta su respiración.

“También hay unas jeringas manuales para sacar el catarro. Hace un tiempo unos vecinos nos donaron dos jeringas, pero por el uso ya no sirven. Para colmo se ahoga más seguido y más fuerte, por lo que el sistema de jeringas casi que ya no le sirve. El problema es que la aspiradora es eléctrica y hay muchos cortes de luz, entonces lo que hacemos aspirarle el catarro con la boca a través de una sonda”, precisó la mamá.

Meza contó que es viuda desde hace dos años, por lo que cría sola a su pequeño y no cuenta con recursos para adquirir un grupo electrógeno que le permitiría afrontar los continuos cortes de luz que se registran en Oberá. La familia reside en el barrio Caballeriza.

Recordó que tiempo atrás recurrió a la Cooperativa Eléctrica Limitada de Oberá (Celo) en busca de algún tipo de asistencia, pero le dijeron que no cuentan con medios para ello, a pesar de la legislación vigente a favor de las personas electrodependientes.

“Cuando se corta la luz se complica mucho y por eso estoy a la búsqueda de un generador, pero no tengo recursos, salvo en varias cuotas para poder pagar”, mencionó angustiada la mamá.

El diagnóstico de Aron

Qué dice la ley

Los usuarios electrodependientes necesitan un servicio de energía eléctrica que alimente de manera constante y con niveles de tensión adecuados los equipos eléctricos prescriptos por un médico. Su vida depende de ello.

Desde que entró en vigencia el 26 de mayo de 2017, la Ley Nº 27.351 establece la gratuidad del servicio eléctrico para los usuarios electrodependientes. Por disposición de esta norma, el beneficio aplica a todo ciudadano inscripto en el Registro de Electrodependientes por Cuestiones de Salud que administra el Ministerio de Salud de la Nación.

Además de obtener sin cargo el servicio de energía eléctrica, los usuarios inscriptos en el RECS tienen derecho a contar con un equipamiento que asegure una provisión de energía continua y estable en el caso de alteración del suministro regular.

.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *