“Se le está pudriendo la mano a mi papá”: denunciaron negligencia y abandono de persona en clínica obereña

El paciente estuvo internado en terapia intensiva, donde habría contraído una infección por la mala administración de un medicamento. “Estaban matando a mi papá, lo torturaban y lo amenazaban”, denunció Sol Godoy en su perfil de Facebook

Una joven utilizó su perfil de Facebook para hacer un fuerte descargo contra una clínica privada de Oberá donde estuvo internado su padre, quien habría contraído una infección por la mala administración de un medicamento y ahora corre serio riesgo de perder una mano.


Esta tarde la familia radicaría la denuncia policial correspondiente, mientras buscan desesperadamente atención para el paciente en otro nosocomio.

“Se le está pudriendo la mano a mi papá. Mi mamá se dio cuenta y reclamó, por eso le dieron el alta súper rápido. Ahora está en mi casa y estamos viendo a alguien para que le pueda limpiar la mano porque se está pudriendo, literalmente”, lamentó Sol Godoy en diálogo con Noticias de Acá.

En su descargo en la red social mencionó que su padre estuvo internado en terapia intensiva de una clínica privada.

“(…) entró caminando y lúcido, y pensado que estaría mejor, no nos imaginábamos que iba a vivir un infierno, estaban matando a mi papá, lo torturaban y lo amenazaban. Cuando llegaba el horario de visita lo sedaban y lo poco que hablaba pedía que le saquemos de ese lugar, los médicos y enfermeros vigilaban a ver qué nos decía. Día a día mi papá estaba peor y peor, empezamos a sospechar y reclamamos diálisis, lo cual hizo que nos empiecen a tener como amenaza, de un día al otro vamos a verlo a terapia y mi papá tenía vendada la mano”.

La infección puso en riesgo la mano del paciente

“Ellos le ataban diciendo que él se quería ir de la clínica y cuando preguntamos qué había pasado en su mano, nos dijeron que se había lastimado solo. Cuando le pasan a sala común a mi papá vemos que su mano estaba quemada y con olor a podrido, reclamamos y nos dijeron que los enfermeros le habían quemado con un medicamento mal puesto, y nunca le curaron. Una semana pensamos que se había lastimado solo, la mano se le estaba pudriendo a mi papá y tiene miedo de todo lo que lo torturaban en ese lugar”, escribió Sol.

Y agregó: “Hago esta publicación para que a nadie le vuelva a pasar, porque los médicos mienten y los enfermeros de terapia son unas bestias. Dónde está la humanidad, para qué estudian para ayudar a salvar vidas si se las quitan a las personas”.

.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *