Alertan por casos sextorsión en Oberá, una nueva modalidad de estafa virtual

Los damnificados son contactados por redes sociales y extorsionados con la difusión de supuestas fotos íntimas. En poco más de un año un abogado recepcionó tres casos similares y alertó sobre el modus operandi 

Un médico, un docente y un comerciante, con edades que oscilan desde los 28 a los 53 años, todos obereños. En poco más de un año, los tres recibieron mensajes a través de las redes sociales por parte de personas que trataron de extorsionarlos para no difundir supuestas fotos íntimas.


De manera casual, los tres buscaron asesoramiento en el mismo abogado, el cual detectó un modus operandi delictivo que tendría innumerables víctimas en la ciudad de Oberá.

En los tres casos la recomendación del profesional fue la misma: bloquear al destinatario y no darle mayor entidad a la sextorsión, ya que sería una metodología al boleo, como sucede en otros tipos de estafas virtuales de moda.

También recomendó radicar las correspondientes denuncias, lo que en la mayoría de los casos no prospera porque el damnificado teme que el hecho trascienda y afecte su vida personal.

“Hay dos tipos de sextorsión. Por un lado lo que ahora se denomina pornovenganza, cuando alguien es extorsionado por una persona con la cual mantuvo algún tipo de relación; pero ahora también se está viendo que se contactan al azar con el cuento de que si no depositan tal monto van a difundir fotos comprometedoras y esas fotos no existen, pero generan dudas y angustia en la víctima”, explicó el letrado.

Citó el caso de un conocido que recibió mensajes a través del Facebook de un tal “Esteban” que lo amenazó con difundir fotos íntimas que le habría enviado a su mujer.

“Si bien mi cliente no tenía registro de esa supuesta señora, la verdad que le entró la duda porque me reconoció que alguna vez mandó fotos íntimas. De todas formas, por ciertos indicios noté que era una estafa y le recomendé que bloquee al estafador. Ahí se terminó todo”, aseguró.  

Cuento al boleo

En otro caso, según el mismo profesional, un amigo que tiene un comercio fue extorsionado a través de Whatsapp por una supuesta mujer que afirmaba que el hombre le había enviado fotos íntimas a una menor de 17 años.

En primera instancia le recriminó su accionar y dijo que haría una denuncia, supuestamente indignada por el accionar del comerciante.

En tal sentido, el abogado comentó “mi cliente entró en el juego y negó cualquier vínculo con una menor, pero ante la insistencia de los mensajes sintió temor, no porque haya hecho algo fuera de la ley, sino porque se vio desbordado por una acusación tan grave”.

Ante los dichos del damnificado, el consejo fue tomar captura de todo para radicar una denuncia y bloquear al remitente.

“Este amigo tampoco tuvo más problemas, no lo volvieron a molestar. A pesar de mi consejo no quiso denunciar para no verse implicado ni tener que dar explicaciones de cosas que no hizo, lo que también es entendible porque tiene familia”, opinó.

El tercer afectado citado al principio de esta crónica también fue contactado a través del Facebook con el cuento de que tenían fotos íntimas que serían difundidas si no accedía pagar un monto, en este caso 50 mil pesos.

Según la fuente consultada, en este último hecho la víctima reconoció que tiempo atrás había intercambiado imágenes con una mujer, pero seguían manteniendo buena relación y ella le aseguró que nunca compartió las fotos con nadie, lo que desactivó la sextorsión.

“Estos estafadores suelen ser muy convincentes, pero en realidad en estos casos no tenían ninguna foto y era todo al boleo. Lo llamativo es que estos tres casos se dieron en poco más de un año y son los que me enteré, por lo que habrá muchísimos más”, alertó.

.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *