“El que me chocó ni me preguntó si tengo para alimentar a mi familia”

Andrés Fabián Gómez sufrió un siniestro vial en Aristóbulo del Valle y sufrió triple fractura de pelvis, lesión que requiere seis meses de reposo. Aseguró que le desapareció plata en la escena del hecho. Hoy no tiene recursos para mantener a su familia

El dolor se hace mueca, suspira y contiene el llanto, pero segundos más tarde las lágrimas surgen incontenibles, y la secuencia se repite una y otra vez durante la charla. Impotencia por lo sucedido y las consecuencia, incertidumbre hacia el futuro inmediato por la imposibilidad de asistir a su familia.


Andrés Fabián Gómez (34) fue víctima de un accidente de tránsito y padeció triple fractura de pelvis, una lesión que demandará al menos seis meses de reposo. También sufrió luxación de muñeca derecha y múltiples excoriaciones.

“El que me chocó ni me preguntó si tengo para alimentar a mi familia, o cómo estoy. Me dejó tirado peor que a un perro y se desentendió”, lamentó.

El siniestro se registró el pasado 12 de agosto, alrededor de las 19.30, a la altura del kilómetro 928 de la ruta Nacional 14, en la localidad de Aristóbulo del Valle.

Gómez conducía una moto Yamaha e impactó contra un Volkswagen Gol, dominio AD809RX, conducido por Silvestre Alexander A., quien viajaba con una acompañante.

Mientras que los ocupantes del coche resultaron ilesos, personal de Bomberos Voluntarios trasladó al motociclista al Hospital local, aunque por la gravedad de su cuadro terminó siendo derivado al Samic de Oberá.

Permaneció internado tres días y luego se decidió su alta, ya que la lesión que padece se recupera con reposo, le explicaron los profesionales que lo atendieron, al tiempo que deberá realizar controles periódicos.

En ese contexto, para que pueda ser atendido en el Hospital de Oberá, el patrón de Gómez le pagó un mes de alquiler de una habitación en Villa Stemberg, donde se mudó con su esposa y sus cuatro hijos.

Desaparecieron 70 mil pesos

Gómez En precisó que tiene domicilio en Aristóbulo del Valle, se dedicaba a la venta de ollas y el día del siniestro regresaba de hacer cobranzas en municipios de la zona Centro.

“Ya estaba llegando a Aristóbulo cuando el auto salió de un camino de tierra y me chocó. No llegué a perder el conocimiento, pero no me podía mover porque tenía muchísimo dolor. Apenas podía mover el cuello. Después llegaron los Bomberos y la Policía”, precisó.

Producto de las cobranzas que realizó aquella jornada, aseguró que llevaba 70 mil pesos en una mochila que desapareció.

El siniestro se registró el pasado 12 de agosto

Al respecto, reconoció “no puedo culpar a nadie porque no vi quién me sacó la mochila ni en qué momento. Pero es una plata que desapareció”.

Luego se decidió su derivación al Hospital Samic de Oberá, donde permaneció internado sólo tres días.

“La doctora me explicó que me daban el alta porque la lesión de la pelvis se cura con reposo y tengo para un mínimo de seis meses. Por eso no se justifica que siga internado, porque el reposo puedo hacer en mi casa. El tema es que nuestra casa está en Aristóbulo, pero los controles hay que hacerlos acá en Oberá”, indicó.

Asimismo, agregó “no puedo ni pararme para orinar y uso pañales, por eso mi señora se mudó conmigo y también vinieron los chicos porque no pueden quedar solos en Aristóbulo. La verdad que es una situación de mucha impotencia, desesperante porque seis meses no puedo trabajar y no sé cómo mantener a mi familia”.

Requiere ayuda

Gómez tampoco tiene familiares cerca que lo asistan, lo que complica aún más su situación.

Las carencias son tantas que calientan agua y cocinan con leña, afuera de la pieza.

En tanto, por el momento no le informaron sobre el avance de la causa judicial del accidente, expediente que se tramita ante el Juzgado de Instrucción Dos de Oberá.

“Mi moto tenía seguro y tengo todos los papeles al día. Nadie nos informó de cómo está la causa ni cómo sigue. Lo concreto es que mi familia y yo sufrimos un enorme perjuicio y la persona que me chocó no se acercó a preguntar nada. No sé qué clase de ser humano es, o si tiene hijos”, lamentó visiblemente consternado.

Por otra parte, destacó el gesto de su patrón, quien le abonó un mes de alquiler, como también de gente que conoció en el Hospital y que los ayudaron con algo de mercadería para salir del paso.

“Lo único que pido es que el responsable del accidente responda por los daños, las autoridades hicieron las pericias y está claro cómo sucedió el choque. Acá no le chocaron a un animal, le chocaron a una persona con familia que ahora no puede trabajar, con todo lo que eso implica”, subrayó Gómez.

Entre otras necesidades, el damnificado requiere pañales y medicación. Quienes deseen colaborar, pueden contactarse a su celular 3755 793902.

.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *